Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Yo, Daniel Blake

Yo, Daniel Blake


Intérpretes: Dave Johns

Título V.O.: I, Daniel Blake
País: Reino Unido Año: 2016
Fecha de estreno: 28/10/2016
Duración: 101 minutos
Género: Drama



Sinopsis

"Yo, no soy ningún aprovechado, ningún expediente, ni ningún número de la Seguridad Social.  He pagado toda mi vida impuestos y me siento orgullosos.  Todo lo que pido es ser tratado como un ser humano" esta es la reivindicación de Daniel Blake, un carpintero de 59 años que tras sobrevivir a un infarto vive la precariedad económica sin trabajo ni prestación como consecuencia de un sistema burocrático aún más precario a nivel humano que es criticado a lo largo del filme.





N5 


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 03 mayo 17

Ganadora de la Palma de Oro en el festival de Cannes, básicamente “Yo, Daniel Blake” es una reivindicación al sistema por la humanidad.  Muestra con naturalidad la indignante realidad que muchas personas de clase obrera tienen que sufrir en su dia a dia cotidiano sin ser tenidos en cuenta a nivel personal.

¡Y así vivimos!  En un sistema burocrático que nos oprime mientras los governantes más avariciosos caen en la corrupción.  Las personas trabajadoras y honestas, se encuentran pues, contribuyendo al sistema de “Estado de bienestar”, mientras muchas otras personas, se aprovechan estafando al sistema. 

En concreto, en la película se muestra como en uno de los barrios industriales, como el que se podría encontrar en cualquier ciudad Europea, un humilde trabajador dedicado a la carpintería y en sus casi 60 años, sufre un ataque al corazón.  Daniel Blake (Dave Johns), a partir de ese momento, se encuentra en una especie de callejón sin salida.  Por un lado, sin la autorización médica, no puede trabajar; por el otro, no puede conseguir el subsidio por desempleo sin tener un certificado que le impida trabajar.  Así se encuentra con una especie de pez que se muerde la cola en la búsqueda de ingresos que le permitan seguir siendo una persona que cumpla con sus pagos

En la oficina de desempleo, se encuentra con una joven madre de dos hijos, Kate (Hayley Squires).  Esta pierde su ayuda económica por desempleo por una cuestión de formalidad por llegar tarde a firmar los documentos pertinentes.  A pesar de alegar que el retraso se debe a que se encuentra en una ciudad nueva y se equivocó de autobús, esta es completamente ignorada por los funcionarios y la burocracia, sin más, sin comprender y tolerar las circunstancias de cada cual.

Triste modo de conocerse, y aún más dramático lo que comparten.  Establecen una sana y bonita amistad a modo de sociedad en la que cada cual ayuda al otro a la vez que es ayudado.  Se apoyan, se dan cariño y se intentan suplir en aquello que el Estado no les asegura.  Sobreviven unidos con lo mínimo agonizando hasta que la situación llega a ahogar de maneras diferentes a nuestros dos personajes principales.

La cinta resulta agridulce y natural, natural en el mismo aspecto que se muestra el naturalismo como modo de realismo en nuestra  pintura en el s.XIX.  Es decir, no es necesariamente un deleite ni algo bello,  no es más que una realidad, tal cual, sin florituras.  Enternece la relación entre Daniel y Kate, y personalmente se agradece que no se repita la historia romántica de siempre en la que tengan que enamorarse y ella deba ser salvada por él.  Simplemente, se estiman, y están el uno para el otro y el otro para el uno.  La incondicionalidad, se gana con la confianza y se deben perdonar aquello que nos les gusta o aprueban,  sintiéndose (a la vez) próximos y cercanos por muchos otros factores que les unen.

No descubriréis nada nuevo con el visionado de esta película, el impacto es precisamente, que quede tan patente la realidad más cercana y común que nos podemos encontrar y que se sigue perpetuando en nuestro sistema.  Ternura, caridad, terquedad, vulnerabilidad, fortaleza, cariño, encuentros, desencuentros, indignación, humor, tesón, rendición... todo esto queda reflejado en la cinta sin exagerar ni un ápice, sin intentar la lágrima fácil, y dejando de lado dramatizaciones excesivas.  Es lo que hay, la cruda realidad.




N5 


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo