Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

La teoría del todo

La teoría del todo


Intérpretes: Felicity Jones , Eddie Redmayne

Título V.O.: The theory of everything
País: Estados Unidos Año: 2014
Fecha de estreno: 16/01/2015
Duración: 123 minutos
Género: Biográfica



Sinopsis

Basada en las memorias de Jane Hawking (Felicity Jones), la película explica la biografia e historia de amor del famoso físico Stephen Hawking (Ediie Redmayne) en sus descubrimientos científicos y en su vida personal desde la perspectiva de la que fue dureante años su mujer.




N5


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 14 marzo 18

Bellísimo y conmovedor biotopic del carismático y mundialmente popular y conocido científico Stephen Hawking.  Se basa en las memorias de su esposa, Jane y de quienes Hawking dijo que eran acertadas, titulada “Viajando al infinito: Mi vida con Stephen”.  ¡Y nunca mejor dicho!.  Infinito, tan infinito como el propio universo que tanto estudió el mismo Hawking.  Y también casi infinito el amor que su mujer Jane demostró en la película.  Toda una lección de vida, más allá de “las teorías del todo”, son aplicaciones a la vida de una muy dura realidad.

Cierto es que Hawking, teorizó mucho  pero poco hay de cosmología, física, asttrofísica o de más complejas teorías científicas.  La cinta hace un recorrido por su vida desde que en Cambridge intenta decidir la temática de su doctorado.  Pasa de puntillas por sus logros académicos y científicos.  Admito que de alguna manera esperaba una cinta algo repelente y pedante de carácter rígidamente científico con esperanza de que, por lo menos, las explicaciones fueran más o menos sencillas.  En cambio, no es ciencia, ni matemática, ni ecuaciones, ni fórmulas complejas que el profesor desarrolló; tampoco sus hitos, logros, premios y reconocimientos, lo cual me parece humilde y muy poco vanidoso.  Se basa más en las relaciones humanas que establece.  Esto, a mi parecer, lo hace mucho más accesible al público,  pues, me temo que sólo una pequeña parte de la comunidad científica podría comprender una biografía más encarada a lo académico que a lo personal.  Y además, me gusta que sea así, porque considero que al final, no somos tanto lo que hacemos a lo largo de la vida (sin desmerecer a todos nuestros méritos y los del propio Hawking), como lo que sentimos y compartimos.  De hecho, me atrevo a decir que es la historia de como Hawking desafió a la ciencia y a la propia supervivencia en la vida gracias al amor, amor hacia su mujer y hacia la  investigación.

Así, el foco de atención es el propio Stephen como persona  y en sus relaciones desde la visión del personaje más importante para él, el de Jane Hawking encarnado por una excelente y potente Felicity Jones.  Ella encarna el amor incondicional en persona, siempre dispuesta y con una fortaleza que como ella dice, no aparenta pero sin duda tiene.  Demostrando también que nadie puede, ni tiene por qué poder con TODO, acabando derrotada a la vez que se agota el amor con mayúsculas hacia Stephen.

La historia, se centra pues en el matrimonio Hawking desde que se conocieron, se enamoraron, se casaron, tuvieron hijos, épocas de más ánimos y épocas más difíciles.  Hasta aquí como muchas otras historias.  Lo diferente, es que paralelamente se da el diagnóstico a Stephen de ELA, una enfermedad motora que como muchos hemos visto le ha ido privando de mobilidad y que suele tener una baja esperanza de vida.  Pues, el pronóstico de inicial no superaba los  2 años de vida, en cambio, con amor y devoción lo superó hasta fallecer en 2018 con 76 años.  Sin escatimar  ni magnificar el drama, se consigue una naturalidad verosímil y dentro de lo desagradable bello.  Bello por la sensibilidad, la ternura, el humor no forzado y al final, los sentimientos auténticos.    Echo de menos, no obstante, entrar un poco en el detalle de la relación de los hijos del matrimonio, quienes son muy dejados de lado y casi que utilizados sólo para mostrar materialmente el amor de la pareja, la responsabilidad para Jane y el origen de que Jane se abriera a contemplar la posibilidad de conocer a personas más allá de las paredes de su hogar.  En cambio, poco sabemos de qué y cómo se sentía Stephen con respecto a sus hijos, ni de lo que puede significar para estos pequeños (ya no tan pequeños) ser hijos de quienes son.  Lo cual me habría parecido que sería enriquecedor y augmentaría la dosis de realidad y autenticidad.

Suelo destacar el argumento y el guión de las películas, en este caso, lo que supera la sorprendente historia real merecedora de admiración es la interpretación de sus protagonistas.  Eddie Redmayne, hace una interpretación que no sólo es que se le parezca, sino, que se convierte en él.  Y para colmo se ve la perfecta metamorfosis mostrando el deterioro a lo largo de los años a medida que la enfermedad y la edad iban modificando al Stephen Hawking original. Claramente se llevó el Oscar y muchos otros premios en el 2015, a pesar de tenerlo reñido; y apostaría por él si se concediera un premio al mejor actor del lustro o de la década, ¡puede que hasta del siglo!.  A su lado, se encuentra la nada empequeñecida y comiéndose la pantalla Felicity Jones haciendo de Jane Hawking, quien también encarna el proceso y cambio a lo largo de los años acumulando responsabilidad y más responsabilidad a la par de combina una delicada fortaleza. 

Hay quién saca como mensaje que el cuerpo es mero contendor de una mente privilegiada y que es toda una lección de valentía.  Honestamente, considero que el cuerpo, en las condiciones que sean, determinan muchísimo la mente. Sin ir más lejos, me atrevo a hipotetizar que Hawking podría haber tenido más distracciones y no se hubiera visto tan absorbido por la ciencia de no haber tenido una enfermedad que dejara tan fuera de juego a su cuerpo para otras actividades y para asumir otras responabilidades.  Eso tuvo que producir una desconexión que propulsó el potencial de una mente y una inteligencia, ya de per sí privilegiada.  El mensaje que saco, es el empuje de la emoción, la importancia que para Hawking tuvieron las emocioes: toda una pasión por la ciencia y por su mujer además del apoyo de su mujer, amorosa, considerada y que no dejó de lado el contacto físico.  Creo que, un verdadero ejemplo sin la ficción de la literatura para adolescentes de cómo el amor real da vida y lo puede casi todo.  Un amor nada romántico y que consiste en darse vida mútuamente con el mero hecho de amar y estar al lado. Mostrando como la realidad de amar no es algo fácil y gratuito, que tiene un alto coste cuando se da una devoción y sobre todo una desproporción.  Así que, el amor es el motor de la vida y favorece la supervivencia.    





N5


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo