Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Dread

Dread


Intérpretes: Jackson Rathbone , Shaun Evans , Laura Donnelly , Hanne Steen , Omar Sy

Título V.O.: Dread
País: Reino Unido Año: 2009
Fecha de estreno: 29/01/2010
Duración: 88 minutos
Género: Terror



Sinopsis

Guión adaptado por el director Anthony DiBlasi a partir del relato de título homónimo de Clive Baker, considerado uno de los maestros del terror.  Una coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos, fue estrenada en enero de 2010 en ambos países pero en España, tuvimos el honor de verla en primicia el año anterior durante el Festival de Cine Fantástico de Sitges el 08/10/2019.

Resulta ser más un thriller psicológico que una película de fácil susto y terror clásico.  Un estudiante de filosofía, Quaid (Shaun Evans) contacta con Stephen  (Jackson Rathbon) esudiante de último año de audiovisuales para proponerle como proyecto, un estudio sobre los miedos.  No le interesan los miedos más habituales, naturales y evolutivos, tampoco le interesan las fobias, él va más allá.  Busca, en realidad una salida para el horror que le tortura noche tras noche nutriéndose explotar esos terrores en otras personas.  El título en sí mismo ya delata la categoría; aunque lejos de ser una película de sustos, intriga y miedo a lo desconocido, es más bien un thriller psicológico, ya que resulta inevitable sentir el miedo llevado al extremo, y a lo q puede llegar a llevar.






 
N5 


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 25 febrero 14

 “Si no te enfrentas a tus miedos, tarde o temprano vienen a ti”.  Todos tenemos nuestros miedos, algún que tratamos de acallar, esconder, evitar, o hacer ver que no está.  Esta frase denota una intención de vencerlo.  Quien más,  quien menos siente miedo de una manera u otra.  Lo cierto es que todos debemos afrontar esos miedos en un momento u otro de la vida, aunque sea en el mismo lecho de muerte.  Aquí está el tema del filme, en el cuándo y cómo enfrentarnos a ello.

Seguramente no es un peliculón, pero cuando la vi por primera vez, me impactó.  De entrada puedo decir que no es una película agradable, y que… puede que peque de sensible pero en más de un momento se aparté la vista de la pantalla, además de sentir el estómago revuelto. La he visto como media docena de veces más, y sigue sin dejarme indiferente.   Verdaderamente, hay más de una persona de mi entorno a quién no he osado, pero recomendaría, sin duda.  De hecho me resultó de aporte para  tomar una determinación, envalentonarme y afrontar mi mayor temor de la infancia, posiblemente por el propio miedo que me daba el tener que enfrentarme cuando no estuviera preparada, me prepararé y fui a por ello

Debo admitir que es de esas películas que se presentan de manera muy interesante, que se desarrolla de manera inquietante, pero que el final… para mí, por lo menos, es cuestionable; y desde luego, mejorable.  También vale la pena decir que enseguida entra en materia, y que se lleva a cabo toda la trama de manera bastante ágil.  Otra característica es la de la ambientación.  El propio director, ya hace por convertir la escenografía  en algo decadente, descuidado, sórdido, oscuro e insólito creando no terror, pero sí, un mínimo de alerta, desconfianza  y… al menos, cierta incomodidad. 

Al principio, puede parecer relativamente inocente.  Quaid (Shaun Evans), un estudiante de filosofía, propone a Stephen (Jackson Rathbon), estudiante de audiovisuales con quien coincide en clase de ética, un proyecto para su trabajo de fin de carrera.   Se trata de un experimento en el que poder observar cómo viven sus miedos y cómo reaccionan ante aquello que les produce pavor las personas. ¡Muy interesante!.  Stephen dice no tener ningún miedo y  acepta.  Pide ayuda a otra compañera para la producción, Cheryl (Hanne Steen) y los tres se animan a ello.  Empiezan a recoger datos de personas voluntarias que se prestan para el estudio confesando sus miedos. 

A Quaid,  no le parece suficiente lo que le explican.  Rechaza muchos de los miedos naturales y se dirige a los temores  y traumas más profundos y escondidos de cada participante.  Esos temas que, nos ponen nerviosos de una manera muy concreta y poco agradable; o bien porque nos recuerdan a algo aversivo del pasado,  o bien porque anticipamos algún tipo de consecuencia negativa.  Sentimientos de culpa y vergüenza, alimentan estos temores, los hacen crecer a  la vez que paralizan la acción de superarlos.   En aquello más traumático y brutal es donde Quaid quiere incidir.  Pronto se empieza a desvelar que el verdadero interés está en que es ÉL quien no ha sido capaz de desentrañar un suceso traumático acontecido en su infancia que le mantiene sin poder dormir y dependiente de medicación.  Esto, parece ser el desencadenante de su interés, quiere enfrentar sus miedos pero no sabe cómo hacerlo y necesita ayuda.  Se podría decir que trata de aprender de los demás, pero resulta ser un adulto con una emocionalidad que no muestra más que ira y miedo de manera trastornada ante el espanto y el sufrimiento humano de manera frívola y cruel.  

Durante el estudio, los tres estudiantes intercambian sus experiencias más duras en la vida.  Abby, compañera de trabajo de Stephen decide prestarse voluntaria para el estudio, aunque a un nivel más íntimo.  Cada uno de estos personajes tiene sus fantasmas más que definidos, igual que otros de los personajes que se presentan durante el estudio.   Todo el entramado va dando pinceladas sobre diferencias entre personas en cuanto a coraje y valentía, así como esbozar formas de lidiar con el miedo: ideas de protección, evasión, aceptación, autocompasión, suicidio…

Llegados a un punto Quaid deja la medicación y empieza a sufrir alucinaciones no solo durante el sueño, sino también durante el día.  Así, decide seguir con el estudio más allá, a otro nivel, a pesar de que sus compañeros han finalizado el proyecto.  Así, provoca, llegando a forzar que los demás lidien con sus miedos, por el propio pavor que le ocasiona a él enfrentarse al suyo propio. Por lo tanto,  lejos de todo propósito terapéutico lo que hace no es facilitar que cada uno se enfrente y venza a sus miedos, sino que hace sus peores pesadillas realdad.  Todo deriva pues, en un verdadero horror para cada uno de los personajes principales, llegando así la parte más escalofriante, que va haciendo que el protagonista que se sienta mejor aliviando su malestar.  Finalmente, de manera algo irónica y perversa a la vez, más allá de lo meramente simbólico, Quaid siente que ha vencido a su terror.







N5 


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo