Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Perdidos

Perdidos

Sinopsis

Perdidos empieza cuando el vuelo 815 de Oceanic se estrella en una isla desierta, siendo Jack quien -involuntariamente- se erige como líder del grupo al ser el primero en ayudar a los heridos, conmocionados o sencillamente desorientados, después conocerán por medio del piloto de la cabina -antes de ser atacado por algo desconocido- que perdieron las coordenadas antes del accidente y sencillamente es imposible saber dónde se encuentran, cuando descubren peligros en la selva como anticipo de un buen número de misterios, conexiones y amenazas que descubrirán en esta isla tropical, una isla a la que puede considerarse como un personaje más.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 29 septiembre 14

Este mes de septiembre se han cumplido diez años del estreno en televisión de la serie Perdidos.

Hay quien habla de Perdidos como el seísmo que cambió la forma de ver series, yo tampoco iría tan lejos, pese a que posiblemente es la serie que más he disfrutado, sentido y recomendado, puesto que cada una tiene su momento y creo que el enganche descontrolado por las series ya venía de antes en un buen número de personas, además yo creo que una de las que también revolucionó, en su momento, la manera de entenderlas como algo más que un mero entretenimiento fue Twin Peaks, serie que veía de pequeño aún sin enterarme de nada y por ello me la he vuelto a ver este año para seguir sin enterarme de nada. Qué bien ¡eh!

No obstante el fenómeno que se desató con Perdidos yo no lo he vuelto a ver desde entonces, ¿cuántos blogs, foros y demás se crearon en todo el mundo desde que el Oceanic 815 se estrella en nuestra apacible Isla? ¿Hablamos de cuántas personas teorizaban con cada situación, cada palabra, cada dato…? No creo que haya existido una serie con más análisis e interpretaciones dispares como aún ocurre con Perdidos.

Yo mismo mordisqueaba el marco de la puerta tras cada capítulo a la vez que buscaba motivos, razones y sentido a toda la información que acababa de recabar con todos mis sentidos, más o menos tenía una idea que se deshilachaba en cuanto hablaba con otra persona y escuchaba su hipótesis, me encontraba de nuevo sin conjetura, de nuevo a ciegas, de nuevo desorientado… pues de nuevo a vérmelo. ¡Qué difícil se hacía esperar 7 días para ver un nuevo capítulo! Claro que, románticamente hablando, también es muy sugerente el encanto que produce esa espera semanal.

Desde sus inicios, Perdidos siempre ha estado presente en mis conversaciones, incluso quizá alguna mención en alguna de las críticas publicadas, si existe una persona con la que haya tratado a lo largo de mi vida y no haya intercambiado opiniones sobre Perdidos es porque el trato se ha producido con cuentagotas. Mal vamos entonces.

Por citar personas que cualquier visitante de cinealfilo reconoce, podría enumerar a gente del Staff como son Cedres, Nuria, Simón, Luna o Alberto, un Alberto que cuando me devolvió los DVDs que le dejé me comentó por dónde habría enfocado el final de la serie -¡ya, ya, si yo también!- ya que según me dijo hay estudios sobre uno de los temas de los que hablábamos -¿sí o qué?- a la vez que Luna, sin duda, se convirtió en una de las habituales a la hora de teorizar conforme se venían desarrollando los acontecimientos, semana tras semana, siendo Simón uno de los que más se motivaba en este aspecto hasta el punto de ser capaz de tener todo claro tras finalizar el capítulo y unos días después venirte con otras opciones, en el caso de mi hermana (Nuria) son muchas las veces que puedo haberle citado a un personaje para referirme a su condición o personalidad en ciertos momentos y aspectos de la vida, del mismo modo que en lo que respecta a personajes hubo uno que Cedres no podía entender que fuese de mis favoritos y recuerdo abogar por él, cual causa perdida, desde que apareció en escena. Es lo que tiene Perdidos, que siempre tiene muchos frentes abiertos.

Y ojo, sólo he mencionado personas que años después, aquí están, en el staff de la página, que tú puedes reconocer por formar parte de este proyecto web, pero hay un sin fin de personas con las que hablaba del tema, comentaba y que incluso hubo quien me llamaba por teléfono en cuanto el episodio llegaba a su fin “¡Dimeee! ¿Sobre Perdidos? Nah, si el que está perdido soy yo.”

Esta reseña realmente no viene a desactivar los misterios de la isla, centrarme en una temporada o ni tan siquiera a prestarle atención a algunos personajes en concreto, realmente no sé qué sentido tiene dedicarle unas líneas pero es algo que quiero y necesito compartir, ¿y qué mejor lugar?



Sin duda Lost es una serie que hay que ver, no necesariamente hay que seguirla de un modo enfermizo como es mi caso, pero hay que conocerla y haberla visto, por lo menos, una vez en la vida, yo tengo un auténtico problema porque la he visto varias veces, ¿cuántas? Pues no lo sé la verdad. Es más, debido a este aniversario que se cumple desde su estreno, hace justo una semana que decidí empezarla de nuevo, han pasado 4 años desde la última vez y la echaba de menos, bien, a día de hoy ya me he terminado la Season 1; considero que las 2 primeras temporadas marcan una etapa en Perdidos, después todo se complica y enreda aún más, pero en las primeras dos temporadas aún está muy presente el accidente, casi no es preciso aderezarlo con los misterios y peligros que existen en la Isla.

Me río yo cuando en "The Big Bang Theory" (serie que está chula ¡eh! no va malas) hablan de hacer un maratón de "Battlestar Galactica" (otra gran serie), películas de "Batman" e "Indiana Jones", sencillamente por dedicarle unas horas por la noche al contenido en cuestión ¿cuántas horas? ¿4? ¿5 ó 6? Yo aún no sé si presumir o preocuparme cuando comento que hubo una ocasión en que me puse las 2 primeras temporadas en apenas un par de días largos, es más, recuerdo perfectamente que fue un planteamiento desarrollado a conciencia y que mientras por un lado cerraba todas las persianas en casa, para involucrarme en la trama, desconectaba teléfono fijo, silenciaba móvil y le decía a todo aquel que pudiera interrumpir aquel clima con una inoportuna presencia al otro lado del interfono comenté que no estaba ese puente en casa, con lo que empezó la viciada, perdiendo absoluta y totalmente la percepción del tiempo, sin saber si era de día, de noche, madrugada, viernes, lunes, sábado ¡a saber! La casa tan oscura como las cuevas que descubre Jack y quedándome sopa cuando el sueño hacía acto de presencia, con lo que los sueños se entremezclaban con todo el argumento que se generaba alrededor al dejar puestos los episodios, descalzo, del sofá al suelo, algunos ratos de pie e ignorando cualquier sonido procedente de la calle, todos los relojes boca abajo y con la confusión de la serie formando dupla con la formada dentro del ámbito que se había creado, a lo que sumar, por supuesto, para crear un entorno de incomunicación total como si en la Isla se anduviese, mi presencia allí de pasmao sin asearme lo más mínimo ¿qué te pensabas tú? De hecho ¿quién no dejó de afeitarse regularmente a raíz de esta serie?

Eso es otra, todos los que podemos considerarnos “Losties”, seguidores reconocidos y declarados de Lost, vivimos marcados no sólo por tener productos como alguna camiseta friki, en mi caso las tengo a puñaos pero también de otro buen número de series y películas, sino por burdos comportamientos como el hecho de ver a alguien con los clásicos pantacas del Decathlon y pensar en ‘accionistas’ de estas prendas como Kate, Locke... Lo dicho ¿Quién no dejó de afeitarse regularmente a raíz de esta serie? ¿Quién no se sentía un poco Charlie al echarse la capucha por encima de la cabeza cuando estaba en modo ‘hater’? ¿Quién no se identificó con Hurley al conseguir las cosas yendo por las buenas? ¿Quién no sustituyó el “¡hasta pronto!” por un “See You In Another Life Brotha!”? ¿Quién no se venía arriba cuando confabulaba algún propósito soltándose la clásica de Ben y su “I Always Have a Plan”? ¿Quién no tuvo algún colega que empezó a ponerse LaFleur en su nickname del MSN? ¿Quién no susurró “Steve.. ¿o era Scott?” cuando se producen muchas preguntas seguidas? ¿Quién no está de acuerdo con la teoría de los seis grados de separación tras percatarse de lo palpable con respecto a las 'Lost Connections'? ¿Quién no ha buscado, aunque se tratase de un whisky ficticio, un MacCutcheon de 60 años por los pasillos de todo supermercado que pisaba? Venga, ésta es fácil, ¿Quién no ha hecho el monguer escribiéndose en la mano “Not Penny’s Boat…”?  Vengaaa, en alguna has pensado “Yo, sí” la cuestión es que ¿Quién no se ha imaginado como un integrante más de los pasajeros del vuelo Oceanic 815? ¿Quién, en ciertos momentos, no querría encontrarse allí? ¿¡Quién!? ¿Quién no querría incluso hoy en día? ¿Verdad? Porque en parte...

En parte, da igual el motivo por el que cualquiera se acerque o se haya acercado a la serie, si te digo la verdad yo la descubrí de la manera más cutre y anormal que pueda haber, siempre se lo he contado a todo el mundo, pero de esta forma evito tener que repetirme confesándolo aquí, ok, allá va, empecé a ver Perdidos... porque... porque pensaba que era una serie sobre Dinousarios. ¡Wooohaa! Ahí va eso.

Hablo de la época en que echaban Perdidos en la 2, después la cadena cuatro compraría los derechos del último tramo de la serie para empezar a referirse a Lost como si le perteneciese, un comportamiento muy típico en mediaset; total, voy a hacer un poco de spoiler (spoiler otro concepto que se introdujo con Lost) el suficiente como para el que lo haya visto reconozca la escena al instante, pero sin dar datos como para que si empiezas a verla esto te siga cogiendo por sorpresa, ¿va? Perdidos la echaban en la 2 y en un zapping di con el capítulo de la primera temporada en que Locke le hace entender a Boone que debe dejar de preocuparse con tanta obsesión por Shannon, para ello le suministra un alucinógeno que le hace flipar, momento en que pongo ese episodio y veo a dos corriendo por una selva perseguidos por un monstruo (yo pensando que era un Dinosaurio xD) y seguí con atención el transcurso del capítulo, me intrigó todo lo que rodeaba aquel clima, una isla mal puesta donde los mapas no abarcan y decidí ponerme al día, apenas me había perdido diez u once episodios, y para cuando me tocó volver a verme dicho capítulo ya estaba plenamente al día e involucrado en la historia.

Historia es lo que marcó, marca y marcará una época, te encontrarás mucha gente tóxica diciendo que si el final es 1 mierd*, que si tal, que si cual, de acuerdo, el final creo que dejó mucho que desear, pero no se montó este pollo, mismamente, con el pésimo final de Dexter (de nuevo, es un ejemplo, me encanta Dexter), nadie dijo que se habían cargado una gran serie con un final flojo ¿por qué? Porque siempre habrá montones dispuestos a ‘hatear’ a Perdidos, o lo que sea que interese a otras personas, ¡pero si hasta he leído malas críticas con respecto al final de “a dos metros bajo tierra”! ¡Ay parfavor! Lo dicho es esa gente tóxica que disfruta contagiando su asquitis y que no quieren entender lo dificultoso que debe ser finalizar con un broche de oro algo que siempre mantuvo un auténtico nivelón, resulta mejor no prestarles mucha atención, por ni hablar de quienes la consideran lenta, aburrida y con capítulos de relleno ¿Mande? Pero sí, lo llegué a escuchar, pero en ocasiones es preciso conocer un pasado, aunque se precise del 20% de un capítulo para entender situaciones futuras, o ver cómo un flashback de James proporcionará apenas un minuto de emoción cuando más tarde le confiese a Jack que en Australia conoció a Christian (habló en código para evitar spoiler), en mi caso no me cuesta reconocer que Perdidos provocó que una serie me conmoviese por primera vez en mi vida, siempre hubo pequeños instantes, pero al que me refiero sin duda está relacionado con "The Constant".

Yo espero que la gran mayoría que llegue a leer esta publicación (la llamo publicación porque tampoco es una crítica -ni tan siquiera un análisis- como tal sino una reflexión personal con respecto a lo que supuso Perdidos), sirva para que te llame la atención y te propongas verla, en caso de que no la hayas visto aún pues estás tardando ¡Ah! ¿Que ya la conoces? Bien bien ¿La viste? Entonces está claro que reconoces la secuencia 4 8 15 16 23 42, de acuerdo, pues tómatela como si de una frecuencia se tratase y sintonízala de nuevo. Son diez años.

Vuelve a emocionarte.

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo