Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Coherence

Coherence


Intérpretes: Hugo Armstrong , Nicholas Brendon , Emily Baldoni , Elizabeth Gracen , Lauren Maher , Alex Manugian , Lorene Scafaria , Maury Sterling

Título V.O.: Coherence
País: Estados Unidos Año: 2013
Fecha de estreno: 24/10/2014
Duración: 89 minutos
Género: Suspense



Sinopsis

Un grupo de amigos celebra una cena, hablan del tiempo que pasó desde la última vez que coincidieron todos, mencionan que a varios de ellos se les ha roto el dispositivo móvil, al parecer por la influencia de un cometa que está atravesandos los cielos, Emily explica que en 1923 un cometa influyó a la ciudadanía de Finlandia de manera muy extraña, en un momento dado se produce un apagón en el vecindario que provoca que algunos salgan en dirección a la única casa con luz, la sorpresa llega cuando esa casa resulta ser la misma que aquella en la que se encuentran y resulta que están interactuando con ellos mismos por medios de universos paralelos pero conectados entre sí.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 12 julio 15

Película vista apenas 24 horas después de que me hablasen de ella, ¿la clave para no esperar ni un día? Vidas paralelas, argumento que jamás me cansará ya sea teorizando sobre ello, por medio de la lectura, documentales, artículos o el cine.

Un grupo de amigos se reúne en casa de Mike, en total son 8 los invitados entre los que se encuentra Laurie, la ex novia de Kevin, quien ahora mantiene una relación con Emily, lo que podría provocar momentos incómodos en una cena en la que Beth explica ciertos razonamientos acerca del Feng Shui, donde se habla por primera vez de la situación de algunos objetos e incluso de las puertas, poco a poco la curiosidad en mí iba creciendo cuando uno de ellos habla sobre un sueño que tuvo, que podría interpretarse como premonitorio en base a lo que le ocurrió poco después, cuando el máximo grado de interés viene desarrollándose conforme Emily expone ciertas particularidades que le vino ocurriendo a la población de Finlandia en 1923 cuando un cometa sobrevoló sus cielos, particularidades que alcanzaron mi punto de atracción inmediato cuando se refiere a una mujer que llamó a la policía para denunciar que había un hombre en su casa y que no se trataba de su marido tras confesar que venía de asesinarlo un día antes, pero era un hecho que ahí estaba, entonces ¿ocurrió? ¿Venía de ocurrir? ¿Iba a ocurrir? ¿Estaba ocurriendo mientras en ese instante, allí, no pasaba nada ante la policía? ¿Tuvo la sensación de que había ocurrido? ¿Había pasado en una realidad paralela y mantenía el recuerdo de algo ni tan siquiera vivido por ella misma como tal? Todo esto son preguntas que a mí me invadieron mientras Emily mencionaba estos casos transcurridos en Finlandia a cuento de la conversación que mantenían, dado que por encima de las cabezas de los 8 amigos estaba pasando un cometa, con lo cual Coherence había captado toda mi atención.

Coherence

Desde el principio de la película la presencia del cometa es una constante, así como la influencia del mismo sobre el comportamiento de las personas y su repercusión en ciertos dispositivos, como el hecho de que los teléfonos móviles se rompan, no es que pierdan cobertura o fallen, es que se rompen, como tras una caída, lo que al parecer, según comentan durante la cena, es un fenómeno que venía advirtiéndose en los informativos cuando se exponían las incidencias de este cometa.

Emily parece estar muy informada sobre todo lo relacionado a este acontecimiento y todo queda justificado por la intervención del cometa en los cielos, hasta que nada parece tener una explicación -a priori- tan sencilla. El detonante sugiere que irrumpe a raíz de un apagón en toda la casa durante la cena, del que pronto se percatan que es general y todo el vecindario se encuentra en la misma situación, a excepción de una casa no muy lejana de la suya, momento en que Hugh y Amir se dirigen hacia la misma para preguntarles si podrían usar su teléfono.

La caja de Pandora ya está abierta.

En ese instante, el giro de la película ya está dado, pero ahora viene el lío, cuando Hugh y Amir vuelven sin querer soltar prenda de lo que ha pasado ahí fuera, además traen una misteriosa caja que contiene una pala de ping pong y fotos de todos ellos con un número tras las mismas, poco tiene sentido, ya que algunas de las fotos ni recuerdan habérselas hecho y es el propio Amir el que advierte que su fotografía debe haberse realizado esa misma noche, por el tipo de ropa que lleva.

A partir de entonces, los malos ratos, las teorías y las especulaciones están a la orden del día, cuando salta a la palestra la teoría sobre el gato de Schrödinger, indica que la interpretación de la mecánica cuántica implica que si se introduce a un gato en una caja junto a un dispositivo que tiene el 50% de probabilidades de liberar un veneno, al cabo de un tiempo prudencial, una vez liberado el veneno o no, el intrépido minino se encuentra vivo y muerto a la vez, hasta el momento en que se abre la caja para comprobarlo, que entonces se perturba este estado al alterar la superposición de ambas posibilidades que conviven entre sí por medio de una particularidad que encontramos en los electrones, con lo que llegan a la conclusión de que -y salvando las distancias- ellos son el gato.

Nos encontramos ante la interpretación de los muchos mundos, una teoría que se remonta a 1957 cuando Hugh Everett propuso por primera vez la posibilidad de la existencia de los mundos paralelos, pero lo que ocurre en este caso es que estos universos paralelos se pliegan sobre sí, y pueden llegar a interactuar entre ellos mismos por medio de una conexión tangible y preocupantemente sencilla, lo cual acaba ocurriendo con todo aquel que sale de la casa, puesto que desde ese instante se introduce en una espiral aleatoria en la que al volver a entrar a la casa, aunque son sus mismos amigos, no son los mismos con los que se sentaron a cenar, lo que empieza a suponer una sensación de agobio al pensar que pueden ser atacados por ellos mismos, tal y como el propio Mike indica en el instante en que sugiere que no quiere que “el otro Mike” borracho como una cuba entre en la casa y la líe pardísima, al ver que han venido conectando con otras prolongaciones de sí mismos sin ser conscientes de ello y sabiendo que cada punto de vista que tengan, seguramente será tenido en cuenta por los otros grupos de amigos que allí se congregan, en un momento dado Emily habla con “otro” Kevin y ambos se dan cuenta de ello, son varios los instantes de este tipo desde el instante en que por primera vez salieron por la puerta Hugh y Amir.

Rápidamente te planteas si fueron los primeros Hugh y Amir en salir, o ya hubo otros Hugh y Amir que tomaron la decisión un segundo antes o si, quizá, condicionó el hecho de que Hugh y Amir salieran para que, de manera inconsciente, los demás Hugh y Amir sintieran ese impulso de tener que echar patas, puesto que es el propio Hugh el primero en proponer salir a ver el cometa, aprovechando el apagón y toda falta de contaminación lumínica, también cabe plantearse si ese instante también cuenta como haber salido de la casa como tal y todos son foráneos de la casa nodriza, y son sustituidos por un segundo grupo de 8 en el momento en que todos salen a ver el cometa en la misma casa, pero en otras 4 paredes.

La película tiene muchos puntos que si has visto según qué películas o series puedes llegar a anticiparte a ellos, como el de la aceptación de otras vivencias paralelas al más puro estilo “Fringe”, la importancia de cada toma de decisiones como en “Las vidas posibles de Mr.Nobody”, la interactuación entre sus mismas versiones como ocurre en "Hypercube", e incluso el final de la película cuando Emily decide salir de la casa en busca de una donde quedarse puede darse un aire a "El único" de Jet Li cuando ni tan siquiera pestañea en ejecutar, como lo hace, a cualquier fotocopia suya con la que se tope.

Particularmente la película me ha gustado, no la he podido desgranar a gusto por el temido pánico a crear un spoiler que escogorcie todo tono sorpresivo, pero sí deja la duda de plantearse si cada acción que transcurre surge a raíz de cada uno de sus movimientos, ya sea la nota, la recuperación de la caja con la paleta de ping pong… de hecho, basándonos en la propia teoría del gato Schröndinger en la que sólo se rompe la estabilidad abriendo la caja, en este caso es al abrir la puerta de casa e incluso define cuál de ellas, si la principal o la trasera que tan poco le gustaba a Beth al principio del film, de hecho uno se plantea si cuando la propia Beth de pronto sangra por la nariz sin explicación alguna es por algún tipo de conexión con alguna Beth que ha iniciado dicho proceso (como ocurre con los gemelos, que pueden responder físicamente a sentimientos uno del otro pese a encontrarse a una distancia más que prudencial), por otro lado también podría teorizarse con el aspecto de que alguna otra Beth se encuentre próxima y que quizá no puedan coexistir dos mismas versiones en un mismo escenario, y conforme el cometa va perdiendo influencia sobre ellos debe volver a constituirse un orden, tras haberse estado moviendo tantísimamente las fichas de un lugar a otro, de una casa a otra, así como las actuaciones de las versiones de ellos mismos de las que nadie ha sido testigo, de hecho en los últimos suspiros de la película, mientras Emily selecciona en qué casa entrar, podemos ver las muchas posibilidades abiertas, dado que cuando más amplio es el abanico antes podemos referirnos a infinitas realidades que quizá nacen por medio de cada nuevo movimiento hasta desatarse por completo.

Digamos que cada pensamiento, cada debate, cada decisión tiene cabida al ilustrarse un nuevo escenario con los 8 que surgen a partir de dicha decisión, mientras otras tomadas desembocan en nuevas versiones de ellos mismos. Como si cualquier resolución se produjera, por ejemplo: vas al servicio y antes de abrir la puerta no sabes si coger la manilla con la izquierda, que te viene más incómoda por estar en el lado contrario de tu trayectoria, o darle con la misma derecha con la que sostienes un objeto, por ejemplo unas llaves, en ese mismo instante las dos posibilidades tienen cabida y este hecho se realiza compartiendo un distinto espacio, con lo cual lo que transcurra a partir de este momento todo será distinto y surgirán nuevas realidades. Es como si lees esta reseña, te detienes un momento a mirar ese Whatsapp que te ha entrado mientras ibas por el tercer párrafo, o lo dejas para el final de la crítica y entonces atiendes el Whatsapp o, sencillamente, ya lo leerás después de ir a la cocina a echarte un vaso de agua, lo que denota que en apenas una línea se te han propuesto 3 posibilidades, independientes de las que tú puedas tomar, y hay una realidad creada y preparada para empezar a rodar para cada una de ellas. Posibilidades infinitas. Bueno, de hecho, si eres un rallao de la vida (¿hola?), puedes plantearte que sea un acontecimiento que se repite, y por eso Emily estaba tan informada sobre todo lo relacionado al cometa así de antemano, o que fuese una de las realidades copias alteradas e imperfectas y por eso, en el principio de la cena, no reconocían a Mike en la serie de la que hablaban, por mucho que dijera que era incluso el protagonista, un fallo del sistema más, ¿verdad? Lo dicho, posibilidades infinitas.

Sin duda, este el tipo de películas con ese atractivo añadido que te hace no sólo involucrarte en la misma, sino desarrollar tus propias conductas con determinación, y del mismo modo que hay personas que a lo mejor planifican unas vacaciones tras ver un vídeo de aventuras con rafting, tirolina y demás mientras “ojalá algo así” a la vez que gestionan la reserva, en mi caso ocurre con pelis de este tipo y hago mío el “ojalá algo así”.

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo