Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El camino

El camino


Intérpretes: Martin Sheen , Emilio Estévez , Deborah Kara Unger , Yorick Van Wageningen , James Nesbitt

Título V.O.: The Way
País: Estados Unidos Año: 2010
Fecha de estreno: 19/11/2010
Duración: 128 minutos
Género: Drama



Sinopsis

Un odontólogo encarnado por Martin Sheen recibe la llamada telefónica desde Francia anunciando  la muerte de su hijo en un accidente sucedido mientras hacia el famoso camino de Santiago.  Una vez allí, decide llevar a cabo aquello que su hijo no pudo como a modo de tributo, lo cual le supondrá tal experiencia que le hará cambiar muchas de sus actitudes ante la vida, así como acercarse a las diferencias que tenía con su hijo







N5.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 09 October 14

El Camino “El Camino de Santiago”  que sirve de línea y referencia  a la película, relatando de manera también metafórica todo un camino que lleva a cabo un padre en cuanto al duelo por la pérdida de un hijo.  A medida de va caminando, revisa la relación entre ambos, las diferencias y similitudes existentes entre sus personalidades, filosofías de vida, y de hecho, forma de vivir la vida; además de encontrar otros peregrinos que aportarán a la experiencia y el aprendizaje.

El protagonista es, de rebote un odontólogo norteamericano encarnado por Martin Sheen (Tom Avery).  Hace el camino de Santiago sin siquiera proponérselo de antemano.  Es una especie de tributo que parece sentir y necesitar en el momento en que llega a Roncesvalles y recoge las cenizas de su difunto hijo.  Las discusiones  y diferencias generacionales parecía que se había dado especialmente desde el fallecimiento de la madre de  Daniel Avery (Emilio Estévez).  Filosofías de vida diferentes son encarnadas por un padre y un hijo.  Ver a Martin Sheen y su hijo Emilio Estévez haciendo de padre e hijo tiene su aquél.  Pese a quien pese, y a pesar de  que las comparaciones son odiosas, Emilio Estévez nunca me ha parecido un actor que esté a la altura de su padre.  Así, al ver que la película estaba producida, escrita y dirigida por Emilio… la verdad es que pensé que muy buena no podía ser.

  A lo largo del filme se atraviesan las localizaciones reales de una de las rutas a Santiago, posiblemente el más transitado, el que se inicia en Roncesvalles y recorre la costa cantábrica tras atravesar los Pirineos.  Todo un reto a nivel de esfuerzo, tiempo y dinero, pero con un aporte dicen a nivel interior, que, se puede llamar espiritual, pero desde luego engrandece a la persona que lo realiza.  Todo el mundo que lo hace, dice que es toda una experiencia, y dicen aprender de ellos mismos, y así lo refleja de manera intimista y humorística la película. 

Repentinamente, Tom recibe la llamada de que su único hijo ha fallecido.  Ocurre por accidente  en la primera jornada en la que su inició el camino de Santiago, de manera incomprensible para Tom.  Rápidamente este se traslada al Pirineo Francés a recoger el cuerpo y realizar los pertinentes trámites.  Sin querer, tiene conocimiento algo más profundo de lo que era la experiencia que iba a vivir su hijo, de alguna manera, es impregnado por el ambiente de peregrinaje que se da en aquél lugar.  Así que, tras una sola noche, y equipado con las pertenencias de su hijo, Tom se decide a hacer El Camino con las cenizas de su hijo. 

 A lo largo de la ruta, se encontrará con personajes que le harán encontrarse a él mismo poco a poco.  Al principio sucede lo que verdaderamente se da en El Camino de Santiago de manera natural, que se va coincidiendo con unos u otros y se van compartiendo cenas, conversaciones y las pertinentes e inevitables pateadas.  Es curioso ver impresionantes imágenes de paisajes y ciudades que resultan tan familiares, ya que se rodó en España.  A medida que van avanzando en el camino, van avanzando y ajustando sus motivos.  Esos motivos q les hicieron inicar la marcha, van siendo cada vez de mayor profundidad, y van siendo compartidos de manera menos vanal.  No es la película del siglo, pero tampoco es despreciable.   Sin entrar en creencias religiosas, ciertos toques de humor se entremezclan a medida que se van conociendo a algunos personajes, cada uno con sus historias en base a los motivos reales que les han llevado a hacer el Camino de Santiago.  No es más que una realidad, que cada uno carga con su pasado.  Lo cual se presenta de manera intimista pero sin exagerar el drama, sensible pero sin caer en lo tópico de cursiladas y lloreras.  Al final, inevitable no evocar los recuerdos de haber hecho el Camino de Santiago, o no sentir deseos de realizarlo en algún momento de la vida, lo que puede suponer algo revelador a nivel personal.






N5 


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo