Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Scott Pilgrim contra el mundo

Scott Pilgrim contra el mundo

Director: Edgar Wright
Intérpretes: Mary Elizabeth Winstead , Michael Cera , Alison Pill , Mark Webber , Kieran Culkin , Anna Kendrick , Aubrey Plaza , Erik Knudsen , Chris Evans , Brie Larson , Brandon Routh , Thomas Jane , Jason Schwartzman

Título V.O.: Scott Pilgrim vs The World
País: Estados Unidos Año: 2010
Fecha de estreno: 12/11/2010
Duración: 112 min.
Género: Comedia



Sinopsis

Scott Pilgrim vive en Toronto, forma parte de los Sex Bob-omb, conjunto que forma junto a Kim y Stephen, no le supone un problema conocer chicas pero sí cortar con ellas, a lo que se ve obligado a hacer con Knives -su actual pareja- cuando aparece en escena la neoyorquina Ramona Flowers, por la que deberá luchar ante sus 7 malvados ex para conquistar el amor de esta magnética chica.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 23 January 12

Scott Pligrim es una película increíble que te maravilla toda ella y una vez finalizan sus 112 minutos te niegas a desprenderte de la gratísima sensación que te ha creado. Por lo tanto, en mi caso, opté por las 3 únicas opciones que contemplaba para evitar desligarme de esta cautivadora sensación: por un lado, vérmela de nuevo; mientras meditaba comprarme el cómic; a la vez que cada día que transcurría tenía más claro que me apetecía escribir sobre ella, empaparme sobre la historia, desmenuzar cada detalle… Al final me he decantado por un 3x1 y la he vuelto a ver varias veces, he adquirido sus entretenidísimos 6 volúmenes e indudablemente estoy recomendando este film a través de estas líneas.

Posiblemente no me esperaba que ésta fuese la primera película con la que me iba a arrancar en la web. Básicamente porque este proyecto, llamado cinealfilo, ya llevaba más de un año gestándose, y en este espacio de tiempo fue cuando descubrí esta obra maestra del reciente 2010. Además, dudo que yo me prodigue mucho a la hora de valorar películas de forma tan personal, ya que para ello hay un Staff que, seguro estoy, irá ampliándose con el tiempo y que por el momento ilusiona estar rodeado de gente tan entusiasmada como lo estoy yo.
Pero, así son las cosas, hoy ‘debuto’ escribiendo sobre Scott Pilgrim vs. The World.



¿Cuántas veces has visto una película que, una vez finalizada, no te ha aportado gran cosa? Eso suele ocurrir cuando tienes esa sensación de ya haberla visto antes. No, no hablo del “deja vu”, ni tan siquiera de ser el espabilado de turno que consigue verse las películas antes de su estreno, me refiero a cuando sin ningún tipo de dudas puedes decir “ésta ya la he visto”, ¿cuándo? En montones de ocasiones, aunque bajo distintos títulos. Podemos referirnos a películas en las que la tierra es invadida por especies extraterrestres y tenemos al héroe que consigue solucionar el problema, en la mayoría de las situaciones, independiente de la amenaza de la que se trate. Del mismo modo que en las ocasiones en las que el planeta Tierra decide hacer criba y vemos cómo nuestros protagonistas, y El Presidente de Estados Unidos, sobreviven a la hecatombe mundial de turno, hasta reencontrarse con sus seres queridos tras dejar atrás tsunamis, terremotos y erupciones volcánicas. Por ni mencionar las historias de amor en las que, tras cierto encontronazo dialéctico de la recién presentada pareja con algún asistente a una cena familiar, la reconciliación es un hecho si te castigas las piernas para llegar corriendo al embarque del avión y solucionarlo todo allí, ¿será el entorno? No se sabe, pero los aeropuertos parecen poseer cierto aroma para cautivar, ser perdonado y nunca escuchar un “no” por respuesta.
Nota mental: declararse en un aeropuerto, explotando esta inestimable ventaja.

En este caso Scott Pilgrim es una película que no has visto antes. Desde el primer momento te apresa, se desarrolla de forma muy rápida, sin apenas percatarte, y los constantes guiños al mundo del cómic, clásicos del videojuego, capturas entrelazándose y demás “frikadas”, provocan que sea inevitable trazar una sonrisa desde el primer minuto, en el que empiezas a percibir que se trata de algo distinto.
Sabes que te va a gustar.

Scott Pilgrim, de veintidós años de edad, toca el bajo en una banda de rock llamado Sex Bob-Omb en el que Kim Pine y Stephen Stills son la batería y voz del mismo respectivamente, a la vez que empieza a salir con una colegiala china bastante menor que él, llamada Knives Chau, quien acaba convirtiéndose en la máxima seguidora del grupo, con permiso de “Young Neil”, desde el momento en el que presencia el ensayo y queda prendada al instante, el mimo día en el que Scott hace pública su relación ante sus amigos músicos y ante su compañero de piso Wallace Wells, a quien le confiesa que sale con una chica de diecisiete, lo cual no tardará ni un instante en delatar a su propia hermana, una Stacey Pilgrim que pese a ser menor que Scott, es mucho más madura, centrada e inteligente.
De manera muy resumida, éste sería el círculo en el que se mueve Scott, hasta que Ramona Flowers aparece en el mundo de nuestro protagonista, quien se enamora ciegamente de esta enigmática patinadora, hasta lograr entablar conversación con la chica de sus sueños, desde el momento en el que ella apareció, precisamente, por primera vez en uno de ellos a través del Subespacio sacudiendo su percepción sobre el amor. Sí, Ramona domina el Subespacio.

Una vez da el paso, se atreve a conocerla y termina fascinándose por Ramona, sabe que deberá luchar por su amor. Pero no en sentido figurado. Deberá combatir y derrotar a sus “7 Malvados Ex” en una liga gestionada por el último de ellos, Gideon, en la que cada victoria podrá suponer un acercamiento definitivo hasta conquistar el amor de Ramona Flowers, encarnada por Mary Elizabeth Winstead, a la vez que transcurren un buen número de situaciones que no pueden ser reveladas, así como detalles de la historia no mencionados, para que la película no deje de sorprenderte durante el transcurso de la misma.



Una vez citada la interpretación de Mary E. Winstead, por la que siento cierta debilidad, considero que el reparto no podría haber sido mejor seleccionado, hasta el punto de rozar la perfección, así como la caracterización de los personajes que me parece sublime.

Empecemos por ella misma, Mary Elizabeth Winstead, quien ya dejó constancia de su proximidad con el mundo del cómic al acudir a varias convenciones del género durante la promoción de “Death Proof”, donde encarna a la distraída Lee Montgomery, a la vez que tras ser la hija del inconfundible John McClane en “La Jungla 4.0”, un año después de burlar a la muerte como Wendy en “Destino Final 3”, ya venía demostrando que en el cine de acción y ciencia ficción se siente cómoda, lo que le ha llevado a ser cabeza de cartel en la precuela recientemente estrenada este año de “The Thing”, con lo que es la persona ideal para interpretar a Ramona, le viene que ni pintado.



Si Scott Pilgrim es un personaje ofuscado con su corte de pelo, Michael Cera se caracteriza por su obsesión con su peinado, algo comprobado en todos sus éxitos como “Juno”, mientras otra similitud con nuestro héroe lo encontramos en “Nick & Norah’s, Infinite Playlist”, donde también es bajista curiosamente; a la vez que en “Youth in Revolt” aporta un alter-ego más agresivo y decidido, donde comparte cartel con Erik Knudsen, lo que permite sugerir que allí empezaría a perfilar su interpretación.

Hay otras muchas estrellas, sin necesidad de encontrarse entre los papeles principales, como el citado Erik Knudsen, recordado por ser el hijo del detective Eric Matthews en la saga Saw, o Dale Turner en la serie Jericho; Brandon Routh, a quien se le reconoce por ser la imagen de Superman Returns; Kieran Culkin (sí, el hermano de Macaulay); cuando nos encontramos a otro actor relacionado con el mundo del cómic y los superpoderes, como Chris Evans, al protagonizar “Los 4 Fantásticos” o “Push”, antes de embarcarse en este proyecto como skater al que batir; o la actuación de Anna Kendrick que venía de eclipsar a Vera Farmiga y George Clooney en “Up in the Air”; sin dejar de mencionar a una Alison Pill que convence en su actuación como la mayor de las tres hijas adolescentes de Steve Carrell en “Como la vida misma”, y de ahí aterrizar en Scott Pilgrim para personificar a Kim, lo que me hace volver a los personajes.



Empecemos con Kim Pine, puesto que es el primer personaje que se pronuncia cuando te acomodas a ver la película. Kim se caracteriza por ser algo retraída e introvertida, siendo precisamente su conducta misántropa lo que la hace adorablemente única. Ella es muy directa y clara cuando se manifiesta, a la vez que es experta en comunicarse con miradas, infinidad de gestos y silencios, los cuales en ocasiones incomodan cuando se trata de algo relacionado con Scott.

Stephen Stills, “El Talento”, pierde los estribos antes de cada actuación, debido a los miedos, nervios y demás complejos que tienen como banda, pero que a su vez siempre hace lo posible por conseguir bolos para tocar en directo sea como sea. Se da la particularidad de que su relación con la malhumorada Julie Powers, quien no tiene mucha estima por Scott, no está del todo definida.

Scott Pilgrim es el tercer componente del grupo y, del mismo modo que ocurre con Stephen, en ocasiones también tiene algo de neurótico cuando algo le pilla por sorpresa, con cierto trastorno por su corte de pelo, lo cual viene unido a una actitud algo intermitente, a la vez que también se caracteriza por ser algo despistadillo e inocente, hasta que en ciertos momentos coge las riendas de sus decisiones y nada ni nadie puede detenerle.

Cuando las cosas se tuercen, el bueno de Scott encuentra consuelo, en ocasiones, en su compañero de piso y amigo homosexual Wallace Wells, quien con cierta sorna siempre empuja a Scott en la toma de decisiones empleando unos métodos u otros, soliendo acompañar a nuestro protagonista en la mayoría de sus aventuras, aunque sin necesidad de implicarse excesivamente, siendo quien pone una nota de humor en la película ,a la vez que se muestra como un buen respaldo para Scott, apoyándole especialmente cuando Natalie Adams vuelve a la ciudad, por la que no siente ningún aprecio.

Por último, entre los personajes principales, una Ramona Flowers que es muy dada a los cambios de imagen, lo que desorienta a Scott, y que está envuelta de cierto magnetismo innegable desde el momento en el que irrumpe en escena. Se desconoce la edad de Ramona, así como un buen número de datos sobre su pasado, lo que le hace poseedora de una apariencia misteriosa que sabe llevar, puesto que es reacia y poco permisiva a dejarse conocer, aunque también es voluntariosa, consecuente y rigurosamente puntual.
Así es Ramona, una chica irresistiblemente complicada.



Al contemplar esta captura, en la que Scott se aproxima por primera vez a Ramona, en la fiesta de Julie, no puede dejar de venirme a la cabeza cada vez que escucho “I Heard Ramona Sing” de Frank Black, ya que la Banda Sonora de esta película también está muy cuidada y seleccionada con un gusto exquisito y adecuado a cada momento con clásicos como “Teenage Dream” de T. Rex, “By Your Side” de Beachwood Sparks o “Under My Thumb” de los Rolling; varios temas de los propios Sex Bob-Omb, llevados por Nigel Godrich y Beck, quien es autor del inconfundible track llamado “Ramona”; e incluso el tema que interpreta en la película el grupo de “Envy” Adams, The Clash at Demonhead, en realidad es “Black Sheep” de Metric; del mismo modo que también tenemos una pista llamada “Scott Pilgrim”, para la que el antiguo grupo canadiense Plumtree dedicó un tema. En definitiva, una BSO muy bien seleccionada.

La dirección corre por cuenta de Edgar Wright, quien puede sentirse bien orgullo de ser guionista y director de una de las mejores películas sobre muertos vivientes de todos los tiempos, “Zombies Party”, en la que se mezcla este género de terror con un humor muy definido para, 3 años después, volver a marcarse un gran film con “Hot Fuzz” antes de deleitarnos con esta majestuosidad, en cuyas películas aparecen sus actores franquicia como son Simon Pegg y Nick Frost, quienes han destacado este pasado año con “Paul”.

Argumento, reparto, personajes, música, dirección, nostalgia freak… Son todos unos buenísimos ingredientes para que esta película te guste. Además de mantenerse muy fiel al cómic, hasta el punto que una vez se comprueba que no puede establecer la misma línea que dicta su dibujante, Brian Lee O’Malley, la película se desarrolla con un ligero distinto rumbo al original del cómic, pero manteniendo la esencia y respetando los detalles, del mismo al incorporar todas las particularidades que le hacen especial, aunque no sea en cada escena exacta, para no alterar ni un ápice lo que el escritor, director y productor ejecutivo Joss Whedon ha catalogado como “El mejor libro de la historia. Scott Pilgrim es la crónica de nuestro tiempo, y además tiene kung-fu. O sea: perfecto.”

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo