Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El ala oeste de la Casa Blanca

El ala oeste de la Casa Blanca


Intérpretes: Rob Lowe , Moira Kelly , Allison Janney , Richard Schiff , John Spencer , Bradley Whitford , Martin Sheen , Dulé Hill , Janel Moloney , Stockard Channing , Joshua Malina , Mary McCormack , Jimmy Smits , Alan Alda , Kristin Chenoweth

Título V.O.: The West Wing
País: Estados Unidos Año: De 1999 a 2006
Fecha de estreno: 22/09/1999
Duración: 7 Temporadas | Finalizada
Género: Drama



Sinopsis

El ala oeste de la Casa Blanca es una serie que muestra los entresijos que se desarrollan durante el mandato del Presidente de los Estados Unidos y cómo afectan los contratiempos del día a día en el Gabinete de la Casa Blanca, así como la importancia del equipo formado por el Ayudante personal del Presidente, Director de Comunicaciones, así como diversos Ayudantes mientras se constata la dificultosa tarea que resulta el lidiar con los medios de comunicación a través de la Secretaria de Prensa, siempre con el beneplácito del Presidente en ocasiones influenciado por la Primera Dama.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 30 abril 14

Menos mal que cinealfilo está bien protegido por un Staff que habla de CINE, porque ya estoy aquí nuevamente pegando la turra con las series, series que poco a poco van acabando conmigo, curiosamente aún no he escrito sobre las que son mis favoritas, pero ya llevo un buen puñado de entradas de este tipo, hoy le dedicaré un rato a The West Wing, una serie que me dejó un colega en el mes de febrero y ya me la he pimplao antes de que el calendario se las tuviese que ver con el mes de mayo.

El ala oeste de la Casa Blanca

El ala oeste de la Casa Blanca es una serie que recomendaría… pero no a cualquiera, hay que tener cuidado con respecto a quién le hablas sobre The West Wing; en primer lugar tiene que ser alguna persona viciada de las series, del tipo que sean (es decir, un enfermo como yo), porque si sólo le gustan de un género, es hater o va de puretilla mejor háblale de los éxitos que nunca fallan antes de que te la tire a la cara.

Es una serie que en ocasiones transcurre lenta, hay que ser paciente, tiene sus fases, algo que a mí personalmente nunca me ha supuesto un problema, ¿cuánta gente dejó de ver Lost porque decía que era lenta o se aburría?

A mí no me mires nena, yo voté a Kodos.

Si aceptas ver El ala oeste (¡ojo! también te digo, en muchísimas ocasiones es vertiginosa), ya sabes a lo que vienes, es una serie que trata sobre lo entresijos de El ala oeste. Suena redundante ¿a que sí? Pero es así. Si la ves con apetencia podrías llevarte una sorpresa muy grata, a mí me ha gustado más de lo que me esperaba y más de lo que pensaba que me estaba gustando conforme iba sustituyendo un disco por otro en el DVD (ay, que me enredo), de hecho es posible que dentro de unos años quiera volver a vérmela, porque es una serie que encaja en cualquier franja horaria ¿no te ocurre a veces que ciertas series sólo te apetece verlas de noche o por la tarde? En este caso es la típica que si emitiesen por la tele acabarían poniendo al mediodía y seguiría teniendo aceptación, al menos por mi parte, para este ejemplo nombraría algún canal de estos típicos de la TDT pero como el gobierno va a chaparnos Nitro, LaSexta3 y Xplora… ¡pues tú dirás qué hacemos sin las pelis de LaSexta3 o las mil frikadas de Xplora!

En fin, volvámonos al Ala Oeste, donde naturalmente encontramos en el Despacho Oval al Presidente de los Estados Unidos de América, Josiah Bartlet, quien realmente no es el protagonista total, de hecho toda la actividad se reparte entre su gente, más allá de mis preferencias, el equipo de consejeros y miembros del equipo del Presidente es el siguiente: Leo McGarry, Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, es la mano derecha del Presidente, está con él desde el principio y gracias a su seriedad, constancia y sentido común “Bartlet For America” es una realidad; Leo en ocasiones delega en Josh Lyman, con el rango del Ayudante del jefe de Gabinete de la Casa Blanca, quien siempre anda revolucionado y con los sentidos activadísimos, su vida es su trabajo y no parece dispuesto a que esto deje de ser así; como Director de Comunicaciones de la Casa Blanca tenemos a Toby Ziegler, una persona con valores y un fino humor inglés pese a que le suelen tachar de áspero y poco afectuoso; a Toby le asiste el Ayudante del Director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Sam Seaborn, una persona bondadosa, comprometida y que al final siempre cede ante lo que considera más correcto, tiene palabra; lo que nos lleva al puesto que ocupa la carismática y enérgica C.J. Cregg, el de Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, quien debe lidiar con los periodistas a diario con templanza y sentido del humor; un sentido del humor del que presume el Presidente de los Estados Unidos, “Jed” Bartlet, sobre quien reside el peso de la toma de decisiones, siempre ayudado por su Gabinete, su mujer Abigail Bartlet bajo la vitola de Primera Dama y su Ayudante Personal, Charlie Young, muchacho que consigue este puesto sin solicitarlo y, finalmente, termina estableciendo una gran amistad con El Presidente de manera tan personal que incluso el trato termina siendo familiar.

Durante el transcurso de la serie los roles y responsabilidades de todos ellos van cambiando, incluso su forma de ser, llamando la atención en algunos casos como el de Josh y la adicción que siente por la actividad laboral que le acaba empujando a involucrarse en otros proyectos, perdiendo aquella parte de la chispa y la simpatía que derrocha en las primeras temporadas, mientras que, en lo que respecta a los estados de ánimo, muchas son las variables en torno a los personajes, personajes que van aumentando con la incorporación de Donna Moss (Ayudante de Josh) como una más del equipo, la llegada de Will Bailey como escritor de discursos, Kate Harper bajo el rango de Consejera de Seguridad Nacional y la Consejera de Comunicaciones Annabeth Schott, mientras que cuando la serie ya adopta otro ritmo diferente al mostrado en los dos primeros tercios de la misma es fácil ver entre los rostros más habituales al congresista por Texas Matthew Santos y al Senador californiano Arnold Vinick.

Tanto Matt Santos como Arnold Vinick colapsan la serie en el último tercio restante de la serie, en un tramo en el que se muestra cómo se gesta una campaña electoral, dudas dentro del propio partido, diferencias entre Demócratas y Republicanos, un debate emitido en directo en forma de capitulazo, carreras entre mitin y mitin, dudas entre bastidores, cambio de planes, consecuencia tras cada hecho, declaraciones, recaditos, la influencia de la prensa, Estados clave, la presencia de los candidatos, decisiones, reuniones, viajes, déficit de sueño, cansancio, falta de privacidad, sondeos, cifras, discursos… ¡y estrés! Mucho estrés, hay quien se siente cómodo bajo esta reacción del organismo, a otros les delata y sobretodo los verás a quienes no pueden vivir sin estrés.

Pero el argumento de la serie abarca muchos campos, algunos de rabiosa actualidad, otros para impedir que trasciendan a la opinión pública y una gran mayoría que conforman el día a día del Ala Oeste, tocando delicados temas tales como la diplomacia con otros países, accidentes dentro del territorio estadounidense, atentados fuera de sus fronteras, el conflicto entre Israel y Palestina… De hecho (así en plan “Top Secret”), a veces no he sabido seguir la línea argumental, quizá estaba viendo la serie a última hora del día y puede habérseme despistado algún episodio un par de veces y quedarme en plan “¿qué ha pasau?”.

También el humor está muy presente en la serie, hay muchos pequeños instantes en casi todos los capítulos, del mismo modo que hay algunos momentazos como cuando Josh llega a su despacho bastante castigado tras una noche de copas, cuando C.J. le controla a Josh la dieta para impedir que esté picoteando dulces o uno de los “beef” más memorables compartido con la propia C.J. y Charlie, en el que se dedican a hacerse trastadas e inocentadas de manera recíproca tras no haberse puesto de acuerdo un rato antes.

Lo único que me desentona, hasta el punto de chirriarme, es la música con la que terminan los capítulos, cuando aparecen los créditos, del mismo que la de la presentación viene como anillo al dedo, la melodía del cierre me pone de los nervios porque suena a cualquier chorrada del Disney Channel o uno de estos.

En general el abanico es amplio y parece que nunca dejan de sorprenderte cuando el teléfono suena porque algo ha sucedido, y en función de la temática, urgencia o privacidad de la cuestión de turno, la tramitación será gestionada por Sam, Mandy, C.J., Toby, Leo, Josh, El Presidente Bartlet, Charlie, Donna, La Primera Dama, Will, Kate… Cualquiera de ellos.

Otro de los puntos a destacar son los muchos rostros conocidos que pasan por la serie, muchos actores conocidos tienen presencia en algunos capítulos como ocurre con Lisa Edelstein, Christian Slater, Matthew Perry (Chandler para los amigos), Mark Harmon, el chungo de Saw (Tobin Bell), Terry O’Quinn, Danica McKellar, John Goodman, Zeljko Ivanek… además de 3 actores representativos del CSI como Jorja Fox, Emily Procter y Wallace Langham, así como una cara habitual y presente en casi todas las temporadas como el caso de Mary-Louise Parker, quien protagonizó la serie Weeds desde 2005 a 2012.

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo