Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Hunger

Hunger


Intérpretes: Michael Fassbender , Liam Cunningham , Liam McMahon

Título V.O.: Hunger
País: Reino Unido Año: 2008
Fecha de estreno: 12/05/2008
Duración: 92 min.
Género: Drama



Sinopsis

Se centra en Bobby Sands, uno de los líderes del IRA, y su estancia en una prisión. A través de Bobby, principalmente, muestra las demandas que tienen, cómo son tratados, los ideales y las convcciones de éstos, y qué están dispuestos a hacer para conseguir lo que consideran de justicia. Todo ello con el punto intimista característico de Steve McQueen. h5.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 23 octubre 13

El grueso de la película lo conforma la extensa conversación entre Bobby y el párraco, de hecho yo diría que es la película en sí. Esta escena, llena de tensión, fuerza y potencia, acechando dolorosos golpes en forma de palabras, es sublime, dionisiaca; un tira y afloja entre dos posiciones distintas que en cambio, comparten la forma global, por así decirlo, de ver las cosas; da sentido y empaque al resto: unifica las demás imágenes y secuencias de autor –el estilo de Steve McQueen es claramente reconocible-, de manera que no quedan como artificiosas sino como elocuentes y complementarias.

Mi punto de vista sobre el estilo McQueen: Las imágenes son extremadamente importantes para transmitir lo que se quiere decir, así como los silencios y los sonidos-ruidos. Porque: Uno, en gran medida desecha las conversaciones insustanciales que se dan (mayoritariamente) en las vidas de los seres humanos, se centra en lo importante. Dos, focaliza en personajes más bien reflexivos –que se detienen a pensar acerca de la existencia-  y poco dados a la “socialización irrelevante”; éste tipo de personas existe. Tres, (anti)heroifica estas personas solitarias o que se mueven en grupos de confianza pequeños. Estas tres características en común –con variaciones- se dan tanto en Hunger como en Shame, y otorgan mayor relevancia a las escenas sin habla o conversación: el director quiere mostrarnos el interior, el sufrimiento o dilema personal, la situación vivida desde el yo. A fe que lo consigue. Y es que logra crear un clima de tensión y de zozobra para pegar el zarpazo (o los zarpazos) cuando uno no tiene más remedio que sorprenderse, emocionarse, estremecerse. McQueen, en cierto sentido, juega conscientemente con el espectador; pero no para burlarse de él ni similar, más bien para, creo, transmitir sus propias angustias, o las angustias que él cree que tendría o podría tener si fuera el(los) personaje(s) reflejado(s). De lo que no me cabe duda es, que en los personajes principales desarrollados en sus películas, hay mucho del McQueen-persona.

Fassbender, actor fetiche del director, nuevamente está espectacular: llena la pantalla; y eso, en una película de personajes, de interiores (¡de tinieblas!), como son tanto Hunger como Shame, es fundamental para que el filme funcione. La belleza y sensibilidad (y crudeza, y en general las emociones que se quieren mostrar) están detrás de cada imagen, hiladas y conjuntadas a la perfección. Además, pese a lo terrible que se muestra, tiene toques de un humor negro-ridículo que facilita un respiro y al mismo tiempo humaniza –hace llegar- el contenido y fondo de la película (en el caso de Hunger, pienso especialmente en la escena de la masturbación, porque seamos serios: ¡a nadie se le ha ocurrido antes preguntarse cómo hace uno para masturbarse si tiene cierto pudor, es novato (hace poco que lo encerraron) y comparte celda con otro! Estas cuestiones, aunque aparentemente triviales, tienen mucho más que ver con el ser humano que muchas otras verdaderamente triviales o peor aún, que quieren mostrarse como profundas (y por tanto, falsamente profundas)).

Me gusta, me encanta McQueen: es capaz de dejar ese poso agridulce una vez finalizado el visionado del largometraje. Más bien amargo (y desasosegante): altera la consciencia de uno y hace recapacitar y pensar. Aunque es cierto que deja con ganas de más: es como si faltase un algo-indefinible para que pase de gran obra a obra maestra.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo