Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Ciudad de ladrones

Ciudad de ladrones


Intérpretes: Titus Welliver , Chris Cooper , Ben Affleck , Rebecca Hall , Jon Hamm , Jeremy Renner , Pete Postlethwaite , Blake Lively

Título V.O.: The Town
País: Estados Unidos Año: 2010
Fecha de estreno: 17/09/2010
Duración: 125 minutos.
Género: Acción



Sinopsis

Unos atracadores del barrio de Charlestown, en Boston, liderados por Doug Macray, revientan el banco de Cambridge con un robo minuciosamente estudiado; durante el atraco tienen que huir antes de tiempo, tras activarse la alarma silenciosa, con lo que el impulsivo Jem Coughlin decide secuestrar a la directora del banco, Claire Kessey, por si les atrapa la policía y las cosas se ponen fea, con lo que le vendan los ojos y la abandonan en una playa, amenazándole con ir a por ella si dice algo a la policía. Tras deshacerse de ella, Doug y Jem discuten porque éste insiste en que debieron haberla matado, al poderles reconocer la voz, cuando Doug le dice que él se encargará de la situación y lo hace provocando un encuentro "fortuito" con ella para conocerse y saber cuánto sabe Claire sobre ellos a la vez que se van enamorando el uno del otro, una situación delicada que podría ponerse peliaguda si Claire se entera de quién fue su atracador mientras el FBI no deja de sospechas de ella como posible cómplice.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 01 octubre 13

Si hace unos días le dediqué unas líneas a la primera película bajo la dirección de Ben Affleck, “Adiós pequeña, adiós”, hoy haré lo propio con Ciudad de ladrones, segunda película que dirige, donde además interpreta al protagonista principal y, por cierto, lo hace magníficamente, si aproveché la pasada reseña para romper una lanza a su favor, en ésta ya será una abierta declaración de intenciones, dado que me he posicionado como persona Pro-Ben Affleck, al que se ha estado vapuleando y ninguneando de forma injusta e infundada desde que se supo que será el nuevo Batman, pero eso vendrá después, ahora vamos a centrarnos en The Town.

Ciudad de ladrones

La auténtica ciudad de ladrones es Charlestown, porque es donde se reúnen y conviven el mayor número de atracadores de Boston, en este caso nos centramos en un reducido grupo de delincuentes donde el líder ejecutivo es Doug Macray, respaldado junto al temperamental James Coughlin y sus compañeros Desmond y Gloansy, estando organizados en la tarea de la elección de golpes por Fergie Colm, el mayor y más cruel bandido del barrio, quien ya trabajó con el padre de Doug, acabando éste en la cárcel, cuando ambos eran jóvenes y ahora es quien controla las calles de Charlestown desde su tapadera en forma de floristería, con lo cual él es quien decide que deben atracar el banco de Cambridge.

Primera escena de la película, un atraco, precedido de unas jornadas de seguimiento a los responsables del furgón, y entran al banco con todo bajo control, incluso la hora en la que se desactiva la caja fuerte, con lo cual sólo tienen que entrar, agenciarse el botín, y marcharse. Todo va sobre ruedas, algunas voces, unos pocos nervios y mucho beneficio, parece un buen trato, pero un empleado del banco activa la alarma silenciosa y se ven obligados a marcharse antes de tiempo, con lo que “Jim” Coughlin decide arrastrar con ellos a la joven directora del banco, por si la policía les diera caza y tuviera que llegar a alguna clase de acuerdo con el que tomar ventaja al poseer un valioso rehén. Finalmente la poli no les da caza, con lo que liberan a la chica, tras tenerla con los ojos vendados dentro de la furgoneta y la terminan abandonando en la playa cuando están fuera de peligro. Aún así esto no convence a “Jam” Coughlin, y considera que deberían sacrificarla porque podría reconocer sus voces, al comprobar que la chavala vive a pocas manzanas de ellos ¡es del barrio! Algo a lo que al sensato de Doug no le sugiere, se niega en rotundo a matarla por este motivo, ya que no lo considera necesario, él no trabaja así, no dejando muertos a sus espaldas.

Aún así se queda con la mosca detrás de la oreja y decide saber más de ella, vigilando sus pasos, comprobando sus horarios y finalmente un día decide entrar en la misma lavandería donde se encuentra Claire, la directora del banco a la que secuestran, y provocar un encuentro entre ellos al sentarse cerca, intercambian unas primeras palabras y ¡premio para Doug! Claire no le reconoce la voz, quizá porque están hablando con otra entonación y en otras circunstancias completamente distintas, con lo que se siguen viendo, parecen gustarse.

Todo se complica cuando el FBI sospecha de Claire, primeramente porque su coartada suena poco creíble ¿Una rehén a la que dejan viva en la playa, por una ruta que no sabría reproducir, que además no sabe destacar ningún rasgo de sus secuestradores a quienes les abrió la caja fuerte sin oponer resistencia? Normal que un auténtico sabueso como Adam Frawley y su compañero Dino Ciampa tuerzan el hocico al plantearse esta posibilidad, más aún al empezar a seguir a la banda de Doug Macray y, por tanto, ser algo inminente el hecho de que acaben descubriendo que Claire y Doug ahora están saliendo juntos, ella está en el punto de mira, mientras Doug hará lo posible por evitar que sus compañeros descubran que “su forma de encargarse del tema de la directora del banco” era de esta forma.

Desgraciadamente para el bueno de Doug, el momento en que “Jem” Coughlin coincida con ellos está cerca, y más moviéndose por el barrio, están tentando al acecho como tal, y parece cantado que cuando esto ocurra se convertirá en un instante incómodo en el que “Jem” explica que lo de “Jem” viene por tanto lío con lo de Jam, Jim, Jem ¿qué más da? Después de este incómodo encuentro todo podrá tensarse entre Doug y Jem.

[De lo mejor de la película, un par de minutos durará, pero la tensión puede cortarse con un cuchillo y la calidad interpretativa de los tres es de aúpa.]

 

Quedan muchas cosas más por contar, pero no quisiera ser malintencionado y revelar lo más vital de la misma, sencillamente estos son los ingredientes de unos 125 minutos muy tensos que saben mezclar perfectamente momentos de acción sin que sean muy escandalosos, romance sin empastelar y sospecha generalizada por parte de todos, quienes se sienten traicionados, policías perspicaces, presiones desde la floristería por parte de Fergie e indudablemente otro golpe que dar, algunos más estudiados y minuciosos, otros más improvisados y los habrá también verdaderamente complicados y comprometidos, todo esto aliñado con una dirección y una fotografía inmensa, absolutamente inmensa, por parte de Ben Affleck.

Aquí termina la crítica de la película como tal.

 

Ahora me centro en Ben Affleck, con lo que si no te apetece seguir leyendo, más aún sabiendo que mi defensa va a ser a ultranza, comenta la reseña, dale al me gusta de Facebook, comparte esta web con tu peña, ya puestos, ayuda a que sumemos algún seguidor en Twitter, y pásalo bien hasta que nos veamos en la próxima crítica que escriba :)

Si sigues leyendo, seguramente te cueste asumir que defienda como gato panza arriba al actor en el cual se centra media publicación de esta reseña sobre The Town, con lo que, estés de acuerdo o no, percibirás una visión muy distinta a la que la grandísima mayoría está cacareando entre risas, menosprecios y demás predicaciones mientras sientan cátedra.

Empiezo, como dije al principio de estas líneas, esta peli es ideal para cualquier escéptico que considere que Ben Affleck no puede bordar su papel en Batman, de hecho, si eres un/a puretilla que ni tan siquiera ha visto esta película, ponla y luego ven a decir que sigues en tus trece, porque lo dudo, dado que en “Ciudad de ladrones” ha alcanzado la madurez que el actor ha ido trabajando todos estos años, se encuentra en muy buena forma, tiene el corte de cara perfecto en la que enfundarle la máscara y la imagen que proyecta engloba todo lo que su personaje requerirá, aún así hay gente con perjuicios que han decidido no pasarle ni una y sumarse a los miles que exigen que escojan otro actor, pero al nuevo Ben Affleck todo eso se la trae floja y la mala sangre de todos esos “haters” le ayudará a convertirse en un Batman imposible de parar, igual que yo declaro que a la corriente “hater” me la llevo por delante, parafraseando a Locus (Duo Kie) “Al hater lo pongo en su sitio, lo saco del puto sistema solar.

Para quienes repiten y repiten que Ben Affleck actúa mal no sólo les invito a ver algunas de mis películas favoritas como “Dogma” o una “Persiguiendo a Amy” sobre la que ya escribí hace bastante tiempo, y donde su interpretación es soberbia, sino que insisto que se fijen en cada paso interpretativo de Ben aquí en el El Hood, en Charlestown, donde su rostro ya cansado, por sus cuarenta tacos encima, esos instantes en los que debe reaccionar de forma agresiva, que no violenta, y una mirada profunda, desconfiada e intensa con la que analiza todo a su alrededor, en la que simplemente te remito a la escena que comentaba antes, cuando se encuentra en una terracita con su novia Claire y aparece Jem y sólo por cómo se le pone la cara a Doug (Ben Affleck), ya te hace hasta sentirte incómodo a ti mismo por ese sufrimiento que se agarra en cada espiración e inspiración al preocuparse, sin alterarse declaradamente al verse obligado a evitar que Claire no reconozca el tatuaje que tiene Jem en la nuca, el cual ella vio a uno de sus secuestradores estando tirada en el suelo del banco, un Jem Coughlin interpretado por Jeremy Renner nominado al Óscar como mejor actor de reparto en esta película, así como también a un Globo de Oro y en los Premios del Sindicato de Actores.

En opinión Ben Affleck lo borda en ciudad de ladrones, transmite una sensatez impresionante, y reúne todos los componentes para el tipo de Batman que pretenden que el mayor de los Affleck represente, la de un Batman agotado de todo lo que le rodea y que vuelve a la actividad obligado por las circunstancias,  en este caso con el paso de los años Ben ha logrado que se le forme un corte similar en el rostro para que no te quepa duda de que en esta cuenta soy muy de Ben, respeto su trabajo, más aún si todos están en su contra, porque es la nueva modita, y aún ni tan siquiera ha dado tiempo a analizar una película que ni ha empezado a rodarse, pero que muchos predicadores se han encargado de despreciar al que será el actor principal, os guste o no os guste.

Siempre me posiciono a favor de a quienes se persigue y cada día me da más asco “los buenitos” a quienes todos justifican y se hacen campañas a su favor, ya que, como diría Charles Bukowski "Siempre he admirado al malo, al forajido, al hijo de puta. No me gustan los buenos chicos de pelo corto, corbata y un buen empleo. Me gustan los hombres desesperados, los hombres con los dientes rotos y el cerebro roto...No me gustan las leyes, la moral, las religiones, las reglas. No me gusta dejarme moldear por la sociedad." Yo, me sumo, detesto a mucho encorbatado con gomina que entre sonrisas te apuñala, admiro al incomprendido al que persiguen pretendiendo desacreditarle, sospecho que si alguien ha conseguido cabrear a tanta gente será por algo que indigesta a quienes están acomodados en sus poltronas, desconfío de aquellos que le caen bien a todo el mundo, soy de aquellos que ninguna chica querría presentar a sus padres, del mismo modo que tampoco me dejo moldear por nadie, con lo que no me sumaré a esta cobarde corriente de “¡¡se abrió la veda, todos a por Ben Affleck!!”, ¿qué clase de trauma tuvisteis de pequeños para coger una antorcha y salir a enjuiciar a las primeras de cambio con niveles de intransigencia tan preocupantemente elevados? Sois los mismos que cuando ciertos futbolistas se definen como “humildes” os lo creéis, porque ellos sí tienen buena prensa, otros como Arbeloa no, el ejemplo de alguien que no necesita caer bien y contar con el beneplácito de la masa, pero sabes que se partirá la cara por ti, de hecho como dice el escritor Manuel Jabois “Por eso nos rompen tanto la cara, porque no la escondemos”. En este caso igual, yo siempre he mantenido que aquella persona que se auto-asigna el término humilde pierde en ese preciso instante la humildad que pudiera haber tenido antes de proclamarla a los 4 vientos.

Si vas a atizar a Ben Affleck por enfundarse el traje de Batman, al menos respeta su trabajo al evaluarlo de forma justa, viendo sus películas, y no basándote en segundas opiniones de una corriente en la que destaca el pensamiento único, en este caso, te invito a ver “The Town” donde ejecuta un papel increíble en el que nos regala muchas pistas de cómo se comportaría como hombre-murciélago, aparte de que la dirección es increíble, puesto que Ben Affleck como Director es uno de los mayores descubrimientos del último lustro, ya lo demostró con “Adiós pequeña, adiós”, hoy te hablo de “Ciudad de ladrones” y vámonos a por “Argo”, pero mejor dentro de unos días, ¿va?

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo