Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Una historia de violencia

Una historia de violencia


Título V.O.: A history of violence
País: Estados Unidos Año: 2005
Fecha de estreno: 16/05/2005
Duración: 97 min.
Género: Drama



Sinopsis

Tom Stall tiene una vida tranquila junto a su mujer y sus hijos. En un pequeño pueblo, con una modesta cafetería. Viven felices en su microcosmos. Todo dará un giro cuando intenten atracar su cafetería...


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 20 mayo 13

Hay situaciones donde una expresión, una mirada, dicen mucho más que una acción, un hecho. La cara, y más concretamente, los ojos, el interior de los ojos, lo que emite ese interior, las sensaciones que provoca, pueden intimidar más que cualquier realidad patente. La locura sale a la luz por primera vez mediante la mirada. También el deseo, la pasión, la rabia, la ansiedad. Las sensaciones y sentimientos que uno soporta en su fuero interno se pueden esconder y disimular con palabras, formas de comportarse, incluso gestos; pero no es factible que también la mirada sea capaz de ocultarlos. Lo que más me ha impresionado de la película Una historia de violencia, magnífica, ha sido la actuación de Viggo Mortensen como Tom Stall: principalmente por lo que transmite con su mirada a través de la pantalla. La violencia puede reflejarse en los ojos, y es aquí cuando se entiende el dicho que dice “la cara es el reflejo del alma”. Escalofriante, paralizador, prodigioso.

El clímax y la atmósfera que consigue crear David Cronenberg son excepcionales: con el tempo perfecto, logra que la tensión se introduzca dentro del vidente y no le abandone ni una vez finalizado el film. Además, tanto la realización como la historia están muy bien cuidadas. Más que por la violencia propia del film, a mi juicio secundaria, impacta por la forma de actuar del protagonista: témpano sobre hielo, frío sobre glaciar. Tiene un pasado, que parecía haber dejado atrás y olvidado, al menos eso es lo que se deduce; pero los instintos son imposibles de olvidar, porque son propios de cada uno. Podrán guardarse durante cierto tiempo, incluso puede que durante toda una vida, pero si los necesitas ahí estarán, esperando salir a la superficie. Tampoco se puede borrar el pasado: creo que es algo que el director intenta reflejar: por mucho que hagamos para cambiar y por mucho que hagamos para difuminar lo que hicimos en el pasado y por mucho que nos esforcemos en olvidarlo, es algo indeleble: lo hecho hecho está y cualquier día puede reaparecer para trastornar la vida presente o futura. Aunque ciertamente hay escenas que causan perturbación (pienso en la escena de sexo de Tom con su mujer, o en la escena del hijo con su compañero de instituto, o en la del coche, o cuando Tom está en casa del hermano), por la sustancia de la película, quedan integradas de maravilla en ella: quiero decir que no me parece violencia gratuita, en todo caso necesaria para explicar algunas situaciones o formas de ser o instintos de ciertos personajes. De hecho ésta es una historia de violencia, como el título indica, pero lo de menos es lo explícito, lo de más es lo que se esconde tras ésta. Como ya dije antes uno no puede huir de su pasado, y no puedo borrar sus instintos, y muy a su pesar, no puede cambiar de forma de ser, al menos completamente. Cronenberg nos invita a reflexionar acerca de la identidad: ¿es posible dejar atrás una vida y renovarte en alguien nuevo? ¿Podemos amoldar nuestro carácter, sacar a relucir aspectos que desconocíamos que teníamos y esconder los que nos desagradan? ¿Alguna vez llegamos a conocernos o simplemente creemos que sabemos cómo somos aunque en realidad no sea así? ¿Acaso tenemos una única personalidad o nos comportamos de forma distinta según el entorno y las circunstancias en las que nos encontremos?

Otro tema de gran importancia en el largometraje es el papel de la familia: ¿Algo de lo que has hecho en el pasado, cuando aún ni siquiera tenías hijos ni conocías a tu pareja, debería repercutir en ellos si se enteran de ello? ¿Para ellos no debería contar más lo que has hecho con ellos que lo que hiciste sin ellos? ¿O debería pesar tanto como si lo hubiese hecho cuando ellos existían? ¿La violencia se hereda?

La última escena de la película, a la par que emotiva, es reveladora.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo